En esta casa, entre apasionados amigos de La Cofradía del Santo Descorche, surgió la idea de los vinos Hilo Negro. 

Como en el Valle de Toluca no hay viñedos, tenemos que producirlos en el Valle de Guadalupe.

Nuestro primer vino, del 2012, tuvo 92 puntos en la Guía de Catadores del Vino Mexicano. De ninguna manera suerte de principiantes pues a partir de entonces, año con año, hemos recibido medallas y reconocimientos. En el Concurso Mundial de Bruselas, el más buscado por los vitivinicultores del mundo, hemos obtenido 7 medallas de oro y 3 de plata. 

Bordamos el noveno año de esta aventura enológica con seis etiquetas de las que nos sentimos profundamente orgullosos, seis vinos enhebrados por el ethos amistoso, lúdico, juguetón del entramado de voluntades, del compromiso por la vitivinicultura, la gastronomía y la amistad. 

Dichosos todos que no tenemos que inventar el hilo negro, pues lo tenemos ya y, lo mejor, está al alcance de nuestro paladar. Salud. 

 

LogoVectorBlanco_Mesadetrabajo1-f91.png